Esta guía tiene por fin explicarle cuáles son los distintos tipos y variantes de seguros del hogar (llamados también combinados familiar) que existen actualmente para que Ud. los conozca. Además, la guía pretende ayudarlo a hacer más provechosa la consulta que realice con el intermediario (que en lenguaje de seguros se conoce por el nombre de "productor asesor de seguro") o con la compañía con la cual quiera contratar el seguro, para que pueda elegir mejor qué tipo de seguro necesita y le conviene.

Si no encuentra la información que necesita, por favor envíenos su consulta por correo electrónico adacu@adacu.org.ar.

Es el contrato que Ud. firma con una aseguradora para que ésta le entregue el dinero necesario para reponer o arreglar los daños en caso de tener un incendio que afecte el contenido de su vivienda o el edificio. También la aseguradora le pagará parte de las cosas que le pudieran robar de su casa. Por último la aseguradora se deberá ocupar de pagar a quienes reclamen una indemnización por los daños que dicen haber experimentado en su casa por actos suyos o de quienes viven con Ud.

En la protección básica los hechos amparados son:

  • Incendio del edificio y del contenido por fuego hostil (esto significa aquel fuego que no es utilizado de manera controlada por ejemplo estufa, calefón, cocina, etc.). También se amparan los casos en que el fuego se produzca de manera súbita y violenta (explosión) o cuando provenga de daños provocados por un rayo. En el seguro del hogar los aseguradores suelen estandarizar las sumas aseguradas mediante la determinación de valores predeterminados, pero Ud. puede solicitar que se establezcan por las sumas reales que entienda corresponden y son convenientes para el mejor amparo de sus bienes. También es importante que sepa que estas modalidades tienen un número importante de limitaciones que es conveniente conocer y debidamente informada al consumidor de seguros.
  • Robo o Hurto de los bienes que hay en la vivienda, con importantes limitaciones que habitualmente no le son debidamente explicadas e informadas al consumidor y que también es conveniente que Ud. conozca para lograr tener un efectivo y cierto amparo de sus bienes. Dentro de la cobertura de robo o hurto se amparan también los daños que sufran los bienes como consecuencia del robo o hurto o su tentativa y los daños que ocasionen los ladrones en el edificio para cometer el delito, pero también por valores limitados.
  • Otras coberturas adicionales, por sumas y conceptos también muy limitados, son:

  • a) Daños a bienes de confort.
  • b) Daños al mobiliario y al edificio.
  • c) Daños a cristales.
  • d) Responsabilidad civil por hechos privados y a linderos; el uso privado de una pileta de natación, como cobertura adicional.
  • e) Accidentes Personales.
  • Con este seguro se intenta facilitar el amparo de un conjunto de situaciones que pueden afectar la vivienda, bienes y miembros de la familia, todo en un solo contrato. No existe un contrato estandarizado sino que por el contrario hay muchas variedades y cada aseguradora tiene su propio plan de seguro del hogar.

    En general la protección básica ampara los perjuicios que Ud. sufra tanto por producirse un incendio, explosión o rayo, como por los robos o hurtos y daños provocados por los delincuentes.

    También existen modalidades que incorporan adicionalmente sin que Ud. lo solicite: daños a los cristales, vidrios, vítreas, las lesiones o muertes por accidentes y los daños y perjuicios que puedan sufrir otras personas ajenas a la vivienda por caídas de objetos o mampostería o por defectos y daños en la vereda.

    Por otra parte, y con fines comerciales, hay varias aseguradoras que brindan servicios adicionales al seguro, como cerrajero y plomería de urgencia con un límite anual de servicios y de suma a pagar por estos.

    Este seguro tiene por finalidad ayudarlo a reponer la pérdidas en caso de un incendio, de un robo o de daños a determinados bienes que se encuentran en su vivienda, como también a proteger sus ahorros si Ud. o alguna de las personas que conviven con Ud., o por algún desperfecto de algún elemento del edificio de su vivienda causa un daño a otra persona y ésta reclama que se le pague una indemnización con motivo de estos daños que sufrió.

    No, no existe obligación legal alguna que le imponga contratar un seguro del hogar.

    Si Ud. contrata un seguro de automotor y el vendedor o el productor asesor de seguros le dice que asegurando el automotor puede en una sola operación y contrato asegurar también su vivienda y que Ud. podrá obtener ventajosas rebajas en el precio de ambos seguros, antes de aceptar, hágase asesorar y averigüe con otras aseguradoras sobre el precio de estos dos seguros para que sean indudables las conveniencias de la propuesta que le hacen.

    Es conveniente que además de la protección básica Ud. averigüe el costo de todo amparo adicional de sus bienes ante la posibilidad de perderlos o que se deterioren por un daño específico que no fuera provocado por incendio.

    Ciertamente se puede solicitar la protección de electrodomésticos (que en algunas pólizas se los denomina bienes de confort) en forma específica y detallando la marca, modelo, número de serie y precio.

    También puede pedir la protección de determinados bienes que conforman el mobiliario de su vivienda que poseen un importante valor.

    En muchas pólizas esta protección se incorpora a la protección básica, en tanto que en otras no es así, por lo que es conveniente que Ud. pregunte al vendedor de la aseguradora o al productor asesor de seguros si en su contrato estará incluida la protección de ‘cristales’.

    Si esta protección estuviera incluida, la aseguradora le deberá entregar el dinero necesario por reponer los cristales, vidrios, espejos y demás piezas vítreas o similares que estén detalladas en la póliza y solamente si se produce la rotura o rajadura además del dinero necesario por los gastos de colocación.

    En muchos contratos se establece también que la aseguradora puede optar por el pago en dinero o bien procediendo a la reposición y colocación de las piezas dañadas.

    El seguro del hogar básico no lo protege de los reclamos que le puedan hacer aquellas personas ajenas a la vivienda o al entorno familiar que hubieran sufrido daños en el uso privado de la pileta que se encuentra en su vivienda. Para tener esta protección Ud. debe solicitarla al iniciar las tratativas de contratación del seguro del hogar.

    En ese caso, la protección será hasta el máximo de la suma que se indique en el frente de la póliza. Generalmente, las aseguradoras no aceptan sumas muy elevadas ni superiores a los $ 100.000 pesos para protegerlo y satisfacer los reclamos que le pudieran hacer por daños sufridos en el uso privado de su pileta de natación.

    Muchas aseguradoras ofrecen, como una protección adicional al seguro del hogar básico, un seguro de accidentes personales para el caso en que Ud. o el grupo conviviente mayor de 14 años (cuyos datos serán especificados y por una suma indicada en la póliza) sufre un accidente que le causa lesiones de consideración o pérdidas anatómicas.

    Mediante este seguro se ampara los daños físicos que implican una pérdida funcional y orgánica de acuerdo con una tabla en la que se indica el porcentaje de la suma asegurada que la aseguradora pagará de ocurrir un accidente (hecho súbito, violento y por causas externas al cuerpo de la persona asegurada). También la aseguradora deberá pagar a las personas que se hubieran designado (denominadas beneficiarios) para el caso de muerte accidental de alguna de las personas indicadas en la póliza.

    La protección de la responsabilidad civil significa que si alguna persona ajena a su grupo familiar, dentro de su vivienda o en la vereda, sufre algún daño personal o en sus cosas, o con motivo de la caída de partes del inmueble o de cosas que están en balcones, la aseguradora tiene que protegerlo y pagar los reclamos que puedan hacerle estas personas, hasta el máximo de la suma asegurada indicada en la póliza.

    En caso de que, por la acción directa o indirecta del fuego, rayo o explosión, se produzcan daños en su vivienda, la aseguradora deberá entregarle el dinero necesario para hacer las reparaciones o reconstruir lo destruido.

    También Ud. está protegido en caso de que los daños a su vivienda o al contenido fueran producidos con causa en:

  • a) Hechos de tumulto popular, incluidos los hechos de terrorismo originados en los referidos acontecimientos.
  • b) Otros hechos de vandalismo, terrorismo y malevolencia.
  • c) Impacto de aeronaves, vehículos terrestres, sus partes componentes y/o carga transportada.
  • d) Humo que provenga, además del incendio ocurrido en alguna de las cosas aseguradas o en las inmediaciones, de desperfectos en el funcionamiento de cualquier aparato que forme parte de la instalación de calefacción ambiental y/o cocina instalados en el bien asegurado.
  • El seguro del hogar además de amparar los daños que pudiera producir un incendio en el edificio de su vivienda, también lo protege de los daños que pueda producirse por el incendio en las cosas que se encuentran dentro de la vivienda.

    Habitualmente, el vendedor de seguros o el productor asesor de seguros establece la suma máxima del valor de las cosas que conforman el contenido de su vivienda en una proporción del valor del inmueble. Esa suma no es inmodificable y Ud. puede pedir que se ajuste a lo que considere el valor real de todas las cosas que se encuentran dentro de su casa: puede ser mayor o menor al que le proponen.

    En caso de que Ud. sufra la pérdida por robo o hurto de alguna de las cosas que se encuentran en su vivienda asegurada y que sean de su propiedad, o de los miembros de su familia conviviente o de sus huéspedes o servicio doméstico, la aseguradora deberá entregarle el dinero que lo ayude a reponer esos bienes que le fueron robados o hurtados dentro de los límites establecidos en la póliza. Muchas pólizas establecen la obligación de acreditar la propiedad previa al robo o hurto de los bienes y cosas que Ud. indicará como robadas.

    Además, la protección obliga a la aseguradora a entregarle el dinero para reparar los daños que sufran esos bienes o la vivienda en la que se encuentran, ocasionados por los ladrones al cometer el delito o su tentativa. Este pago habitualmente se limita a un porcentaje de la suma asegurada indicada en la póliza para la protección de robo y que generalmente esta entre un quince y un veinticinco por ciento.

    El valor de la vivienda está determinado por el costo de la construcción, ya que el terreno no se ve afectado por un incendio.

    En los seguros masivos se suele estimar, en una suma predeterminada proporcional al valor del inmueble, el valor de las cosas que componen el mobiliario, ajuar y menaje que conforman el contenido de la vivienda. Pero Ud. puede solicitar que ese valor se ajuste a su propia valuación de tales cosas.

    En cuanto al monto de las cosas que le pueden ser robadas, en los seguros masivos también se lo estima en un porcentaje del valor del contenido en relación a la suma asegurada de incendio contenido. Pero Ud. puede solicitar una suma inferior asegurando en forma específica e individual cada objeto de valor, electrodomésticos y demás.

    Muchas veces para lograr un costo más barato del seguro pareciera conveniente asegurar los bienes por una suma inferior al que corresponde, pero Ud. debe saber que en caso de un siniestro parcial (un incendio que no afecte toda la vivienda o todo el contenido) la suma de la indemnización será proporcional al valor que correspondía asegurar y el que Ud. aseguró (este cálculo proporcional se denomina seguro a prorrata y si aseguró por menos infraseguro).

    En caso de siniestro la aseguradora nunca estará obligada a pagar más que la suma asegurada, pero siempre considerando el real y efectivo valor de las cosas que se vieron afectadas por el incendio o el robo. Además, ese valor es considerado a la fecha de ocurrencia del hecho, de manera que si Ud. aseguró sus bienes por un valor superior nunca cobrará más que los daños efectivamente ocurridos (cuando Ud. asegura por un valor por sobre el real se denomina sobreseguro).

    La protección del seguro en caso de robo de las cosas que conforman el contenido de su vivienda se establece por una suma global que es el límite máximo que le pagará la aseguradora en caso de robo (esta modalidad se denomina seguro a primer riesgo absoluto). Pero, en atención a las limitaciones de bienes y valores que establece la póliza para estas coberturas globales, Ud. no solo puede sino que es aconsejable que determinados bienes los asegure en forma individual cuando su valor real supera los límites que le impone en forma automática la protección básica establecida por la aseguradora.

    Ciertamente existe la posibilidad de amparar los bienes electrónicos fuera del seguro del hogar, mediante un seguro que se denomina seguro técnico.

    Este seguro tiene algunas ventajas respecto a la cobertura global o individual dentro del seguro del hogar, pero también tiene otras limitaciones distintas por lo cual la elección o decisión sobre la conveniencia depende del tipo de bienes de que se trate, su valor y uso. Por eso, resulta importante que su productor asesor de seguros o el vendedor de la aseguradora le brinden toda la información necesaria sobre ventajas e inconvenientes de cada una de las variantes posibles para contratar.

    En principio, y conforme la importancia de los bienes que Ud. posee y debe proteger, siempre es conveniente tener un sistema de alarma con monitoreo permanente o una puerta blindada.

    Estas medidas de seguridad no son necesarias para que Ud. contrate un seguro del hogar, pero habitualmente los contratos de seguros de este tipo de cobertura suelen establecer descuentos en el precio si la vivienda cuenta con estos sistemas.

    En general los contratos de seguro del hogar explican detalladamente lo que consideran que son las llamadas medidas mínimas de seguridad y es muy aconsejable leer detenidamente esta cláusula ya que no todas las aseguradoras obran de buena fe en su redacción y establecen medidas mínimas de seguridad abusiva para dificultar luego el pago de lo que le deben dar cuando Ud. sufre un robo.

    No todos los aseguradores establecen las mismas medidas de seguridad.

    Algunos aseguradores establecen que si se produjera un siniestro que tuviera relación con la facilidad que pudo brindar la carencia de esas medidas de seguridad, el asegurador podrá disminuir la suma de la indemnización al 70%.

    Otra forma contractual que establecen algunos aseguradores y que es considerada abusiva es aquella que indica que el asegurador aceptó emitir la póliza conforme declaraciones que se dicen efectuadas por el asegurado (aunque nunca se le pidiera a Ud. que hiciera declaración alguna sobre las medidas de seguridad de su vivienda). Según esta cláusula abusiva, cuando ocurre el siniestro, si no existen estas medidas de seguridad, el asegurador invocará que hubo reticencia en la declaración del estado del riesgo y considerará nulo al contrato, por lo cual no le pagará lo que le debe abonar por el robo que Ud. sufrió.

    Algunos aseguradores establecen descuentos y en general indican en la póliza que la vivienda debe tener alarma conectada con la bocina sonora fuera de la vivienda o sistema de monitoreo permanente.

    Además, se exige que el asegurado tenga conectado el sistema de alarma y lo mantenga en perfecto estado de funcionamiento.

    Algunos aseguradores establecen que, en caso de que la alarma no hubiera sido conectada o por falta de mantenimiento no funcionara bien al tiempo en que se produce el siniestro, están liberados de pagar lo que le deben abonar por el robo que Ud. sufrió.

    Algunos aseguradores establecen descuentos cuando la vivienda cuenta con puerta blindada y en general indican en la póliza el concepto y condiciones que debe tener la puerta para ser considerada blindada. Es aconsejable que verifique estas condiciones ya que Ud. bien puede creer que posee una puerta blindada y así lo declara a la aseguradora y luego como esta no tiene las características indicadas en la póliza, la aseguradora podría utilizar esta circunstancia como pretexto para no pagar lo que le deben abonar por el robo que Ud. sufrió.

    En general no se solicita ninguna medida mínima de seguridad, pero Ud. debe tener en cuenta algunas circunstancias para informar a la aseguradora aún cuando ésta no le haya solicitado tal declaración:

  • El seguro de incendio tiene un costo distinto si su vivienda familiar es de material ladrillo que si la vivienda es de madera o tiene construcciones interiores de madera (entrepisos, paredes divisoras, cielorrasos), por lo tanto, informe al asegurador cualquiera de estas circunstancias de su vivienda y de las casas vecinas. También si existen árboles resinosos de gran porte en su vivienda o en las vecina.
  • Otra cuestión importante a considerar se refiere a los linderos, ya que el seguro estandarizado presupone que éstos son de características similares a las de su vivienda, por lo tanto, informe al asegurador cuando los inmuebles vecinos no resultan ser viviendas familiares (sería el caso de los inmuebles linderos que son comercios, baldíos o industrias).
  • Recuerde que si Ud. no informa aquellas características especiales de su vivienda o de los inmuebles vecinos, el asegurador podrá invocar que hubo reticencia en la descripción del riesgo y solicitar la nulidad del contrato pretendiéndose no pagar los incendio o robos que sufra en su vivienda.

    La cobertura de las cosas que Ud. tiene en su vivienda es general cuando no se describe cada una de estas cosas en forma particular ni se les asigna un valor asegurado individual a cada una.

    Por tal motivo, estos seguros estandarizados establecen en dos cláusula de estilo cuáles son las cosas que quedan excluidas de la protección del seguro y cuáles solamente estarán amparadas por un valor limitado que surge de un cálculo indicado en la póliza.

    De cualquier manera, Ud. puede pedir que determinados bienes que poseen un valor considerable sean asegurados en forma individual por dichos valores, pagando un precio adicional.

    Los bienes no amparados por el seguro, salvo que Ud. lo solicite específicamente en forma individual, son los siguientes:

  • a) moneda (papel o metálico), oro, plata,
  • b) metales preciosos (excepto alhajas),
  • c) perlas y piedras preciosas no engarzadas,
  • d) manuscritos,
  • e) documentos, papeles comerciales, títulos, acciones, bonos y otros valores inmobiliarios,
  • f) patrones, clisés, matrices, modelos y moldes, croquis, dibujos y planos técnicos,
  • g) colecciones filatélicas o numismáticas,
  • h) vehículos que requieran licencia para circular y/o sus partes componentes y/o accesorios,
  • i) animales vivos y plantas, y
  • j) los objetos que no se hayan asegurado genéricamente, si no de manera específica, describiendo y valuando cada uno de ellos.
  • Los bienes asegurados, cuando se los ampara en forma global, tendrán un valor máximo admisible en caso de robo. Es usual que:

  • a) No se reconozca más del 20% de la suma asegurada por robo en el valor individual de cada objeto, cuando se trate de cada uno de los siguientes bienes: relojes pulseras, colgantes o de bolsillo; encendedores, lapiceras y similares; máquinas fotográficas, filmadoras, proyectores, grabadores y aparatos electrodomésticos; instrumentos científicos, de precisión o de óptica; joyas, alhajas, papeles y objetos de arte.
  • b) La suma total en conjunto por todos estos bienes que le hubieran robado no será indemnizada por más del 50% de la suma total asegurada por robo.
  • c) También existe un límite máximo del 10% ciento de la suma asegurada, por todos los bienes en conjunto cuando se trate de bienes de huéspedes del asegurado.
  • d) Por último, la indemnización por los daños en el edificio que se ocasionen para cometer el delito de robo o hurto queda limitada al 15% ciento de la suma asegurada.
  • Para conocer por cuánto tiempo Ud. estará asegurado, debe verificar en el frente del contrato (que en lenguaje de seguros se denomina ‘póliza’) las fechas indicadas bajo los títulos "vigencia inicial" y "vigencia final". Habitualmente la duración de estos seguros es de un año.

    Sí. Ud. puede pedir que el contrato de seguro continúe después de la fecha de vencimiento (esta fecha aparece en la primera hoja de su póliza, bajo el título "vigencia"), de manera que la compañía lo mantendrá amparado del mismo modo. El precio del seguro, sin embargo, puede variar.

    Es conveniente solicitar esa modalidad para estar tranquilo de que Ud. mantiene su seguro vigente de modo permanente.

    Para establecer el costo del seguro, se tiene en cuenta el tamaño de la vivienda; si es casa o departamento en planta baja, o está en piso altos; si es de material ladrillo sin construcciones interiores de madera o casa de madera; si los linderos vecinos son también casas viviendas, o industrias, comercios o depósitos. También se considera la ubicación de la vivienda en el territorio de la República Argentina.

    Para brindar un ejemplo básico, si consideramos:

  • a)una vivienda o departamento en planta baja;
  • b) de aproximadamente 100 a 150 metros cuadrados construidos;
  • d) ubicada en Capital Federal o Gran Buenos Aires;
  • e) por las siguientes sumas:
  • i) Incendio edificio: $ 350.000,
  • ii)Incendio contenido: $ 100.000,
  • iii)Robo contenido en forma global: $ 10.000
  • f) con las coberturas adicionales de daños por agua hasta $ 1.000, vendaval o tornado, más cristales y electrodomésticos hasta $ 5.000 y Responsabilidad Civil y Accidentes Personales por $ 50.000.
  • Debería tener un costo aproximado promedio, técnica y comercialmente justo, entre los $ 550 a 750 anuales pagaderos en cuotas.

    Desconfíe tanto de la aseguradora que cobra muy poco como de aquella que, sin razón alguna, cobra un precio excesivamente caro.

    Si el seguro del hogar que el vendedor de la aseguradora o el productor asesor de seguros le ofrece gratuitamente si contrata también el seguro de su automotor es por los valores reales de su vivienda y del contenido, tanto para incendio como para robo, y las condiciones del contrato son la comunes para estos seguros básicos y estandarizados y, además, el seguro de automotor tiene también buenas condiciones y precio, no estaría mal aprovechar esta promoción comercial. Sin embargo, estas operatorias no suelen ser técnica ni legamente factibles y siempre suelen encerrar alguna trampa por lo que mejor contrate cada seguro por separado y en una aseguradora que le merezca confianza no por sus ofertas y lo barato de sus precios, sino por su solvencia económica y porque demuestra tener pocos juicios, lo que puede traducirse en cumplidora y poco conflictiva.

    No, no existe una cobertura que lo proteja contra todos los daños que puedan afectar su vivienda, su contenido o su patrimonio con motivo de reclamos que le puedan efectuar otras personas que dicen haber sufrido daños y perjuicios en su vivienda.

    En general, todos los seguros establecen una importante cantidad de eventos que no son protegidos y limitan las sumas que debe pagar la aseguradora de forma tal que el asegurado debe asumir parte del daño.

    Sí. Ud. puede pedir, y es conveniente que lo haga, la aplicación de una "cláusula de reajuste automático de la suma asegurada", aún en épocas en que no exista una gran inflación.

    Mediante esta cláusula, en caso de incendio de su vivienda Ud. no se verá perjudicado por el cálculo de la indemnización efectuado sobre la base de las sumas aseguradas históricas establecidas al tiempo de celebrarse el contrato ya que la suma asegurada se elevará en el porcentaje del reajuste automático contratado.

    El vendedor de la compañía o el productor asesor de seguros le puede hacer preguntas sobre las características constructivas de su vivienda y de sus medidas de seguridad, por ejemplo:

  • si las puertas de acceso y que dan a patios o jardines son blindadas;
  • si las ventanas poseen rejas de seguridad;
  • si posee sistema de alarma simple o con monitoreo permanente;
  • si en el interior de la vivienda tiene construcciones (tabiques, entrepisos) de madera;
  • si las paredes medianeras de patios y jardines tienen más de 1,80mts. de altura;
  • si su vivienda es una propiedad horizontal, si el departamento es interior o su frente da a la calle y en qué piso se encuentra.
  • Ante estas preguntas o similares, Ud. siempre tiene que contestar con la verdad todo lo que conoce, NO OMITA NADA. Sea siempre sincero.

    Habitualmente en los tipos de seguros del hogar básico la aseguradora no acostumbra efectuar una inspección de la vivienda, pero ciertamente está en su derecho poder inspeccionarla. Cuando se solicitan protecciones adicionales o el amparo de cosas detalladas en forma particular, la mayoría de las aseguradoras efectúan inspecciones.

    Esta inspección puede ser realizada:

  • a) Por el mismo productor asesor de seguros.
  • b) Por una persona designada por la compañía que arreglará telefónicamente con Ud. el día y la hora en que visitará su vivienda para inspeccionarla.
  • Ud. tiene que pagarle el precio del seguro (que en lenguaje de seguros se conoce como "prima") a la aseguradora.

    Sin embargo, eso no quiere decir que siempre tenga que ir a pagar a las oficinas de la compañía de seguros.

    También es posible que su productor asesor de seguros de confianza cuente con autorización de la aseguradora para recibir su pago. En tal caso, Ud. deberá exigirle que le entregue un recibo de la aseguradora en el momento en que realiza el pago.

    Sepa que aunque el productor asesor de seguros no le haya entregado un recibo de la aseguradora, su pago puede ser válido. Ello puede ocurrir, por ejemplo, si Ud. siempre pagó de esta forma sin que la aseguradora se lo observara, o si realmente pudo creer que el productor asesor de seguros era empleado de la aseguradora porque lo atendía en un local de la aseguradora.

    Ud. puede pagar en las oficinas de la aseguradora o también por cualquier medio electrónico que su aseguradora le indique, por ejemplo mediante débito de su cuenta bancaria o tarjeta de crédito, a través de alguna red de pagos, por ventanilla en un banco, o por cualquier otro medio de los habitualmente utiliza para pagar la luz, el gas y otros servicios de su casa.

    La Superintendencia de Seguros de la Nación exige que los pagos sean ingresados por medios electrónicos tales como cajeros automáticos, redes de pago de servicios, cajas de bancos y aseguradoras con sistemas informáticos. Estos son medios seguros para pagar, por eso le recomendamos que consulte cuáles son los que su aseguradora tiene habilitados y los use.

    Ud. debe pagar con la periodicidad que se indica en su contrato de seguro (o ‘póliza’). Ud. podrá ver esta información en la primera o segunda hoja de su contrato. Ante cualquier duda consulte bien las fechas de pago de las cuotas.

    Lo más habitual es que los pagos sean mensuales.

    Muchas veces la demora en la recepción del contrato (donde se indican las fechas de pago) puede hacer que pague la primera cuota con posterioridad al vencimiento. En este caso no existe inconveniente y Ud. seguirá protegido por el seguro, ya que la ley establece que Ud. no debe pagar el precio hasta que no recibe el contrato, pero tenga presente que para el pago de las siguientes cuotas debe respetar la fecha de vencimiento indicada en la póliza. No se deje confundir considerando que debe pagar la segunda cuota al mes de haber pagado la primera cuota.

    No, en principio Ud. no puede tener vigentes varios seguros combinados familiar contratados con diferentes aseguradoras por el total del valor de su vivienda y contenido.

    Sin embargo, Ud. puede contratar un seguro del hogar básico con una aseguradora por sumas aseguradas mínimas y contratar un seguro adicional o complementario con otra aseguradora

    ADVERTENCIA: Si firma contratos con dos aseguradoras a la vez respecto de la misma vivienda, en todos los casos tiene que informar a cada una de ellas la existencia del otro seguro.

    Esta parte de la guía tiene por fin hacerle conocer los principales pasos que debe dar para contratar un seguro del hogar.

    Si no encuentra la información que necesita, por favor envíenos su consulta por correo electrónico ada@ada.org.ar.

    Existen varias formas de contratar un seguro del hogar:

  • a) contratarlo directamente con un aseguradora que venda seguros del hogar;
  • b) a través de un intermediario, que en lenguaje de seguros se conoce como ‘productor asesor de seguros’ (los productores asesores de seguros son vendedores independientes de seguros);
  • c) por medio de una institución o sociedad vinculada que representa a la compañía de seguros, por ejemplo un banco. Estas instituciones y sociedades intermediarias, en lenguaje de seguros, tienen el nombre de ‘agente institorio’.
  • d) a través del acreedor hipotecario que le prestó el dinero para la compra o refacción de su vivienda.
  • ADVERTENCIA: Cualquiera sea la forma que Ud. elija para contratar un seguro, siempre exija ser informado y asesorado bien y ampliamente para seleccionar el tipo de seguro que más le conviene.

    Después de averiguar y comparar las ofertas de varias aseguradoras, (y una vez que decidió la compañía con la cual celebrar el contrato y el tipo y variante de seguro que va a contratar), el vendedor del seguro o el productor asesor de seguros le va a pedir una serie de datos suyos, de su familia y convivientes, y también le requerirá información sobre las características de su casa (medidas, tipo de construcción, que actividad se desarrolla en los inmuebles vecinos).

    Luego de dar todos los datos que le pidieron para completar la solicitud de seguro, es posible que, conjuntamente con su solicitud de seguro:

  • a) no le exijan el pago de una cuota del seguro;
  • b) le exijan pagar una cuota del seguro (lo que habitualmente se denomina "anticipo" o un "pago a cuenta").
  • Cuando junto con su solicitud de seguro le cobran una cuota significa que su solicitud fue aceptada y Ud. ya tiene su seguro contratado, aunque aún no le hayan entregado el contrato (que en lenguaje de seguros se conoce como ‘póliza’).

    Cuando no le han pedido el pago de una cuota o anticipo Ud. no tendrá la certeza de tener el seguro contratado hasta que no le entreguen la póliza, por lo tanto, Ud. debe exigir que le informen cuándo será aceptada su solicitud, cuando tendrá en su poder la póliza y cuando deberá pagar la primera cuota del seguro.

    Cuando Ud. quiera contratar el seguro por intermedio de un productor asesor de seguros es conveniente que verifique que éste se encuentre habilitado por la Superintendencia de Seguros de la Nación para desempeñarse como tal.

    Para realizar la consulta ver la siguiente dirección de Internet:

    http://www.ssn.gov.ar/storage/registros/productores/productoresactivosfiltro.asp

    Una vez que ingresó a esta página, indique apellido y nombre de la persona que se presenta como productor asesor de seguros habilitado.

    Evite realizar la contratación del seguro con alguien que diga estar trabajando para un productor asesor de seguros o que le pida que firme un formulario por el cual Ud. lo designa su apoderado o mandatario. La actuación irregular de estas personas puede perjudicar en mucho sus intereses.

    Las instituciones o sociedades que representan a la compañía (que en lenguaje de seguros se conocen con el nombre de "agente institorio") se ocupan de negocios distintos al seguro (por ejemplo, los bancos pueden ser "agentes institorios"). La venta de seguros es para ellos una actividad accesoria y secundaria, y solo se limitan a vender el seguro, es decir, es común que no brinden información o asesoramiento durante la etapa de la contratación y mucho menos con posterioridad, cuando todo tema vinculado al seguro que Ud. contrató se trata exclusivamente con la aseguradora y no con ese "agente institorio".

    También podrá observar que en los supermercados u otras instituciones similares, existen personas o escritorios en los cuales Ud. puede contratar estos seguros.

    Estas no son la mejor forma de contratar el seguro.

    Si el seguro del hogar que le quiere vender la institución se encuentra vinculado con otro tipo de operación que Ud. necesita realizar con la esa entidad, (por ejemplo para darle un crédito personal para reparar su vivienda, un crédito hipotecario, la compra de electrodomésticos en cuotas sin intereses o situaciones similares) Ud. debe saber que la ley prohíbe que, para realizar una operación determinada con una institución, le exijan y supediten la operación a que Ud. contrate un seguro de su vivienda u otro.

    Si, no obstante, Ud. cree que es conveniente realizar el contrato por intermedio del agente institorio, no deje de exigir ser informado y asesorado bien y ampliamente para seleccionar el tipo de seguro que más le conviene.

    Cuando Ud. compra una vivienda y no paga el total del precio y debe recurrir a un crédito bancario, puede ocurrir que, además del contrato de compraventa o de préstamo, le hagan firmar una hipoteca, que consiste en una garantía para el caso de que Ud. deje de pagar su deuda. Este documento se inscribe en el Registro de la Propiedad Inmueble.

    En tales contratos puede ser que la persona que le prestó el dinero (que se denomina en este caso el acreedor hipotecario) quiera imponerle celebrar un contrato de seguro de incendio. Esta exigencia no es incorrecta ni ilegal ya que busca proteger el bien que sirve de garantía al préstamo que se le otorga. Pero lo que no puede hacer es imponerle que contrate el seguro con determinadas aseguradoras.

    Ud. tiene derecho de elegir la aseguradora que más le conviene, de hacerse asesorar por un productor asesor de seguros y de conocer bien las condiciones del seguro que va a contratar.

    Si Ud. contrata el seguro con la aseguradora que le indica el acreedor hipotecario tiene derecho a que la cuota del seguro sea cobrada mediante un comprobante o recibo separado del pago del préstamo con la garantía de la hipoteca. De esta manera Ud. conoce con exactitud cual es realmente el precio del seguro y si éste se ajusta al que cobra la misma aseguradora para seguros similares u otra de importancia y solvencia similares.

    Ud. no está obligado a pagar un precio superior por el seguro sólo porque éste haya sido contratado a través de aquel que le prestó el dinero para comprar la vivienda o por el vendedor al que le tiene que pagar el préstamo con la garantía de la hipoteca.

    Para seleccionar las aseguradoras que le resulten más convenientes y le generen mayor confianza, le aconsejamos que busque la información que aparece sobre las diferentes compañías en la página web de la Superintendencia de Seguros de la Nación (www.ssn.gov.ar). Para más información, consulte la guía "¿Cómo elijo mi aseguradora?".

    Si bien hay formas de venta telefónica y electrónica, lo más común es que su productor asesor de seguros o la compañía de seguros le pidan que llene una solicitud de seguro con sus datos personales, los de su familia y personas convivientes, y con las características de su vivienda y de los inmuebles vecinos.

    ADVERTENCIA: Si además de completar el formulario de la solicitud de seguro le piden que también lo firme, Ud. debe exigir que le entreguen una copia sellada por la compañía o el productor asesor de seguros.

    Sí, Ud. tiene el derecho a pedir lo que se llaman "condiciones generales" del contrato, donde están todas las obligaciones suyas y las de su aseguradora.

    Le recomendamos que lo haga. Pida que le entreguen las condiciones del seguro que va a contratar y se tome el trabajo de leerlas, y luego le pida a su productor asesor de seguros o a la compañía que le explique lo que no quede claro.

    Igualmente, sabe que cuenta con nosotros para ayudarlo a comprender las condiciones del contrato de seguro antes de comprarlo (consultas@ada.org.ar).

    Como las condiciones generales suelen tener cláusulas que no se aplican a todos los contratos, pídale al productor asesor de seguros o al vendedor de la compañía que le tache todas las que no se apliquen a su futuro contrato, ya que, en caso contrario, le darán un ‘libro’ muy difícil de entender, lleno de cláusulas que no se destinarán a su contrato.

    ADVERTENCIA: si el contrato es poco claro, ya de por sí indica la poca calidad y confiabilidad de la aseguradora con la que Ud. está tratando.

    Directamente descarte a la aseguradora que no le entregue un ejemplar de su futuro contrato o que no le de las aclaraciones que Ud. pida. Sepa además que no entregarle esta información constituye una conducta abusiva.

    Además, Ud. debe pedirles a las aseguradoras con las que esté tratando la siguiente información:

    Qué información y datos ha considerado la aseguradora para determinar el valor de su vivienda y contenido para establecer las distintas sumas aseguradas.

    Que le informe bien el tipo, variantes y adicionales al seguro que está contratando, si es el seguro básico o si tiene otros daños amparados. En algunos casos será conveniente que Ud. solicite el amparo adicional para:

  • a) los casos de huracán, vendaval, ciclón y/o tornado;
  • b) los gastos de remoción de escombros en caso de incendio;
  • c) los gastos de hospedaje transitorio en caso de incendio;
  • d) los gastos de reconstrucción de la vivienda en caso de incendio;
  • e) si su vivienda da inmediatamente a la calle o está en una esquina donde es posible que algún automotor, colectivo u otro tipo de vehículo pudiera impactar contra el frente dañándolo, también es conveniente que solicite la protección contra impacto de vehículos terrestres y, solo si su vivienda está en zona de ruta aérea, podría ser conveniente solicitar la protección contra impacto de aeronaves.
  • f) en caso de que su vivienda esté en un edificio de propiedad horizontal que cuente con baulera propia dentro del mismo edificio, Ud. puede pedir que, adicionalmente, estén amparadas en caso de incendio las cosas que están en la baulera. Esta protección adicional suele estar limitada en cuanto a la suma máxima que pagará la aseguradora y que es entre el 10% y 20% de la suma asegurada para el caso de incendio del contenido de su vivienda.
  • Qué porcentaje de gastos van a cobrarle por la comisión del productor asesor de seguros y los gastos administrativos e impuestos.

    ADVERTENCIA: si alguna de las aseguradoras con las que está tratando no le da esta información, ya de por sí indica la poca calidad y confiabilidad de la aseguradora.

    Directamente descarte a la aseguradora que no le entregue esta información. Sepa además que no entregarle esta información constituye una práctica abusiva.

    En general todas las aseguradoras establecen en sus contratos situaciones y hechos que no van a estar incluidos en la protección que el seguro tiene que darle en un contrato de seguro del hogar (estas situaciones y hechos no amparados se conocen en el ámbito del seguro con el nombre de "exclusiones de cobertura").

    No toda la lista de situaciones o hechos que la aseguradora deja de proteger (usualmente se llaman "exclusiones de cobertura") son válidas.

    Existen varias clases de situaciones, hechos o conductas no amparados:

  • a) Hay algunas que son generales y son para todos los seguros, no solo los vinculados con la vivienda, por ejemplo: guerra civil o internacional, transmutaciones nucleares y situaciones catastróficas similares.
  • b) También existen otras situaciones no amparadas por el seguro: cuando Ud., sus familiares, personas convivientes, o huéspedes provocan voluntariamente y con intención el hecho que causa el daño a la vivienda o se comportan de manera en extremo negligente, lo que causa el incendio, el daño, el robo o el hecho que provoca daños a otras personas (estas situaciones y hechos no amparados se conocen en el ámbito del seguro con el nombre de "dolo" y "culpa grave").
  • c) Hay otras situaciones no amparadas por el seguro que se refieren exclusivamente al seguro del hogar.
  • ADVERTENCIA: Es importante que cuando Ud. tenga el contrato en mano busque la cláusula titulada "exclusiones de cobertura" y la lea bien; de no entender esas exclusiones, pida que el vendedor de la compañía o su productor asesor de seguros se las expliquen.

    Por último, hay situaciones no amparadas que solamente se refieren a conductas o acciones específicas que Ud., sus familiares, personas convivientes o huéspedes pueden haber realizado. Siempre que Ud. actúe y se conduzca con buena fe, y no hubiera provocado el hecho con una conducta negligente extrema o no hubiera facilitado que le roben la vivienda, estas "exclusiones de cobertura" no son válidas para que la aseguradora deje de pagar lo que debe.

    En principio la mayoría de las pólizas mantienen la protección establecida en el contrato de seguro durante el tiempo que la casa permanece cerrada y sin ocupantes o vigilancia, por un tiempo predeterminado de días al año (en algunas pólizas se establece 10 o 15 días y en pocas hasta 30 días al año), pero siempre Ud. tiene que avisar previamente a la aseguradora que la vivienda va a quedar cerrada y sin ocupantes ni vigilancia.

    En todos los casos en que Ud. modifica su vivienda, efectúa obras de ampliación o modificaciones edilicias, teniendo que permitir el ingreso de personal (albañiles, electricistas, etc.) o cuando le da un uso comercial en todo o en parte, debe dar aviso directo a la aseguradora con anterioridad a realizar todo esto.

    La aseguradora puede que no quiera continuar con el seguro y Ud. deberá contratar uno nuevo en otra aseguradora, o bien que acepte las modificaciones y le cobre un precio adicional.

    Siempre que Ud. modifique el uso que le daba a su vivienda o a parte de ella o realiza modificaciones o construcciones con posterioridad a contratar el seguro (esta situación se denomina agravación del riesgo), debe informarlo con no menos de siete días de anticipación para saber si la aseguradora lo va a seguir protegiendo o no.

    Si Ud. no le informa a la aseguradora el cambio de uso de la vivienda o realiza construcciones, ampliaciones o modificaciones y luego ocurre un incendio o se produce un robo o hurto, la aseguradora no va a protegerlo, porque así lo establece el artículo 40, segundo párrafo de la ley 17418.

    En general todas las aseguradoras aclaran en los contratos cuáles son las situaciones y cuestiones no amparadas por el seguro del hogar, algunas son técnicamente lógicas aunque siempre se deberá interpretar a favor del más amplio amparo del asegurado, como habitualmente lo hacen los jueces. Otras no tienen ninguna razón técnica ni jurídica y resultan abusivas.

    Las principales situaciones excluidas del amparo del seguro son:

  • a) Cuando el incendio se produce por un desperfecto de un aparato o cosa (que en las pólizas se denomina ‘vicio de la cosa’), el daño que sufre esa cosa no está amparado.
  • b) Los daños que sufre su vivienda por causa de un terremoto, maremoto (tsunami), erupción volcánica o inundación.
  • c) Los daños que sufre su vivienda por hechos de guerra, rebelión, sedición, motín, guerrilla, o terrorismo. Entendemos que esta última falta de amparo es muy discutible y abusiva por lo dificultoso que es definir legalmente ‘hechos de terrorismo’ y porque las pólizas no lo hacen.
  • d) Los daños que sufren aquellas cosas que se acerquen a estufas u otras fuentes de calor o los daños que sufran estos aparados que utilizan el fuego para funcionar.
  • e) Cuando los daños fueron exclusivamente causados por descargas eléctricas que afectan la instalación eléctrica o máquinas, aparatos o circuitos, salvo que se produzca fuego y se dañen por éste.
  • f) Cuando el robo se produce en una construcción separada de la vivienda con acceso propio que no reúne las condiciones de seguridad de la vivienda.
  • g) Cuando el robo se produce en bienes dejados en corredores, patios y terrazas al aire libre.
  • Sí. Las compañías confeccionan una guía de instrucciones (que en lenguaje de seguros se conocen con el nombre de "manual de suscripción de riesgos") para que los vendedores sepan qué seguros se pueden aceptar y cuáles deben rechazarse.

    En general, esos manuales de suscripción tienen en cuenta las características de su vivienda y las medidas de seguridad. Si consideran que todas esas características representan una probabilidad (que en lenguaje de seguros se conoce con el nombre de "riesgo") muy elevada para que ocurra un daño a la vivienda o a otras personas, puede suceder que no acepten su pedido de seguro.

    En tal caso, si Ud. quiere saber si el rechazo es justo, puede pedirle a la aseguradora una reunión con la persona encargada de evaluar su solicitud de seguro para que le explique a qué se debe el rechazo y que le informe cómo llegó a la decisión de rechazar su solicitud, además de señalarle qué elementos utilizó para el análisis.

    La ley de seguros establece que su solicitud de seguro no obliga a la aseguradora, pero Ud. como consumidor y usuario de seguro tiene el derecho de ser debida y completamente informado sobre las condiciones impuestas para aceptar o rechazar su solicitud.

    La aseguradora no puede rechazar su solicitud arbitrariamente y sin razón.

    Si. Sin embargo, mientras Ud. no reciba una comunicación de la aseguradora en la que se acepte la solicitud de seguro, considere que no está asegurado. Si pasó más de una semana desde que Ud. completó la solicitud de seguro o inspeccionaron su vivienda pero aún no tiene noticias de la aceptación de su solicitud o no recibió el contrato (la ‘póliza’), comuníquese inmediatamente con la aseguradora o el productor asesor de seguros y exíjale una respuesta.

    Si no le responden, considere que su solicitud no fue aceptada y busque otra compañía. Sepa además que no responder constituye una práctica abusiva de la aseguradora.

    Si la aseguradora no había terminado de analizar su solicitud de seguro actuando en forma diligente y las características de su vivienda fueran especiales y se apartasen de lo común (estándar) y, a la vez, en el manual de selección de riesgos de la compañía se indica que no se debe aceptar ese tipo de solicitudes, quiere decir que Ud. nunca estuvo asegurado y que no tiene ningún derecho a reclamar.

    Pero es importante destacar que, si su vivienda es estándar y en el manual de selección de riesgos de la aseguradora se establece que el amparo es aceptable y, además, Ud. pidió el seguro básico y no existía ninguna posibilidad de que la aseguradora hiciera observaciones, se considera que Ud. debe estar asegurado y por consiguiente tiene derecho a reclamar a la aseguradora una suma de dinero por indemnización equivalente a la suma asegurada.

    En principio Ud. está asegurado desde que la aseguradora acepta su solicitud de seguro, salvo que Ud. le haya solicitado que el seguro se inicie con una fecha posterior. No es necesario que la aseguradora imprima el contrato (o ‘póliza’) ni que se la mande para que Ud. esté asegurado.

    Esta aceptación sin que Ud. reciba la póliza puede ocurrir cuando la aseguradora o el productor asesor de seguros le cobran un "anticipo" o primera cuota conjuntamente con la presentación de su solicitud de seguro, o en otras situaciones vinculadas con la actividad administrativa de la aseguradora y que permiten probar que su solicitud fue aceptada.

    Si en el contrato (la ‘póliza’) encuentra algo que no fue convenido, tiene 30 días desde que lo recibió para mandarle una carta a la compañía de seguros y hacer un reclamo por las diferencias. Caso contrario, transcurrido ese plazo, se entiende que Ud. aceptó la póliza tal cual fue recibida.

    Además, conforme a la Ley de Defensa de los Consumidores, la compañía de seguros está obligada a informarle ampliamente las características del seguro que Ud. contrató, y si la aseguradora realiza modificaciones a lo que Ud. pidió se lo debe informar claramente en la póliza o en una nota adjunta.

    Incluir cláusulas o modificaciones no acordadas en los contratos constituye una práctica abusiva de algunas aseguradoras.

    La forma más clara de aceptación por parte de la aseguradora es el envío del documento del contrato (o ‘póliza’), donde figura la fecha desde la cual Ud. estará asegurado (en el contrato aparece bajo el título "vigencia desde hasta" o "vigencia inicial"). También puede conocer la aceptación de la aseguradora a través de alguna carta o correo electrónico que ésta le envíe aún antes de entregarle la póliza.

    Hay casos en los que la aseguradora aceptó la solicitud de seguro pero todavía no se lo informó a Ud., por ejemplo, cuando el trámite está en el sector de emisión de pólizas o en el registro de altas. Esto quiere decir que ya aceptó su solicitud.

    La aseguradora tiene quince días para enviarle la póliza, pero algunas demoran su envío, lo que es una práctica abusiva.

    Ud. debe leer atentamente las condiciones generales y particulares del contrato y comprobar que todo lo que negoció con la compañía o el productor asesor de seguros efectivamente está expresado de la manera en la que fue charlado.

    Si le surgen dudas, inmediatamente comuníquese con su productor asesor de seguros o con la compañía para que sus preguntas sean respondidas.

    Si la aseguradora se niega a aclararle las dudas, le recomendamos que recurra a su abogado o a ADA (Asociación de Defensa del Asegurado, consultas@ada.org.ar). Para más información consulte la guía "¿Dónde, cómo, cuándo y qué debo reclamar?".

    La Ley de Seguros permite que, cuando Ud. pide o acepta una prórroga automática, la aseguradora lo pueda hacer por una única vez, pero no autoriza a seguir haciendo nuevas pólizas (‘renovación automática’) sin que Ud. lo acepte.

    Si la aseguradora hace una nueva póliza sin tener en cuenta su voluntad, Ud. no está obligado a pagar si no quiere o no acepta esa nueva póliza.

    La renovación automática de seguro debe interpretarse siempre a favor del consumidor y usuario de seguros.

    De tal manera, si Ud. no quiere una nueva póliza (renovar el contrato) no está obligado a pagar el precio, ni conceptos como gastos administrativos o similares.

    Pero si Ud. habitualmente y todos los años viene aceptando las nuevas pólizas (es decir, que se renueve automáticamente el contrato) y siguió pagando el precio, la aseguradora está obligada a hacer una nueva póliza y a renovar el seguro hasta que Ud. manifieste lo contrario.

    Si la aseguradora vino haciendo nuevas pólizas todos los años y renovó automáticamente el seguro y Ud. aceptó siempre esas nuevas pólizas y las estuvo pagando, la compañía ‘debe’ continuar protegiéndolo mientras Ud. no se oponga.

    Si la aseguradora no cumple con esa obligación de gestión administrativa que asumió durante varios años y, sin razón atendible, deja de mantenerlo protegido y no renueva su seguro, Ud. tiene igualmente derechos contra la aseguradora.

    Por tal motivo, si inmediatamente después del vencimiento del seguro ocurre un incendio o le roban en su vivienda, la aseguradora deberá pagar los daños y perjuicios que le causó a Ud. por dejar de protegerlo y de renovar su seguro.

    Si tiene alguna duda, por favor envíenos su consulta por correo electrónico (consultas@ada.org.ar).

    Actualmente es muy común que las aseguradoras usen la venta telefónica para contactar a sus futuros asegurados. Con este fin, firman contratos con entidades financieras, bancos u otro tipo de empresas para que éstos les faciliten los datos de sus clientes y luego, telefónicamente, puedan contactarse para ofrecer los seguros.

    Si Ud. es cliente de algún banco o financiera es muy probable que reciba uno o varios llamados telefónicos con el objetivo de ‘venderle’ un seguro del hogar, muchas veces con distintas denominaciones tales como seguro integral de vivienda, cobertura de electrodomésticos, seguros de incendio y robo de casas particulares, etcétera.

    ADVERTENCIA: si está ocupado al momento del llamado, NO MANTENGA LA CONVERSACIÓN. Los vendedores telefónicos (también llamados telemarketers) están capacitados para publicitar el seguro de manera tal de hacerle sentir a Ud. que ya cuenta con el seguro, lo cual es una conducta abusiva. Sin embargo, NO ES ASÍ. ES IMPRESCINDIBLE QUE UD. ACEPTE, ES DECIR, QUE EXPRESE QUE REALMENTE QUIERE EL SEGURO Y QUE FIRME LA SOLICITUD DE SEGURO.

    Si Ud. tiene tiempo para recibir el llamado con atención y la propuesta parece interesarle, dedique los minutos que sean necesarios para escuchar detenidamente al vendedor y sacarse todas las dudas que tenga.

    NO COMPRE NADA POR IMPULSO.

    Recuerde: todas las conversaciones telefónicas por las que se vendan servicios o productos deben ser grabadas en beneficio del consumidor. Si le quedan dudas sobre la conversación que Ud. mantuvo con el vendedor del seguro, EXIJA ESCUCHAR LA CORRESPONDIENTE LLAMADA.

    Algunas aseguradoras se niegan a darles a sus clientes las grabaciones de las ventas, lo cual constituye una conducta abusiva.

    Antes de aceptar un seguro por teléfono, pídale al vendedor que le responda con exactitud:

  • Qué tipo de seguro le está ofreciendo y qué hechos ampara (seguro del hogar básico, o con algún adicional). Considere que, en general, la venta telefónica ofrece seguros del hogar de protección mínima y por sumas aseguradas inferiores a las normales y habituales.
  • Si antes de comenzar a estar protegida su vivienda deberá ser vista e inspeccionada por la aseguradora. En este caso, le deben informar cuándo y dónde será inspeccionada. Para su mejor seguridad, exija que le indiquen con exactitud el día, la hora y el nombre de la persona que va a realizar la inspección.
  • Desde cuándo comenzaría a estar protegido. Es fundamental que Ud. pregunte desde cuándo comenzará la protección, ya que como Ud. va a aceptar sin tener en su poder el contrato (la ‘póliza’), si no consulta no lo va a saber hasta que le llegue la póliza a su domicilio, hecho que puede ocurrir pasados varios días (o inclusive meses) desde la llamada inicial. Generalmente, las aseguradoras comienzan a cubrir desde las cero horas del día siguiente al llamado en el que Ud. dio la aceptación al seguro.
  • Hasta cuándo estará asegurado. También esta pregunta es imprescindible, ya que muchos de estos seguros para ser ofrecidos a un precio muy bajo tienen una duración inferior al año.
  • Cuánto dinero le va costar. Exija una respuesta clara a esta pregunta. Debe saber cuál será el precio final que le van cobrar, incluidos los impuestos. Habitualmente el seguro es cobrado a través de la tarjeta o cuenta que Ud. posee con el banco o financiera que contrate con la aseguradora; por eso, debe estar atento mes a mes al débito que se le haga por el seguro, para poder controlar posibles cambios o errores en el cobro.
  • En qué situaciones el seguro NO lo protege. Es muy importante que Ud. realice esta pregunta al momento de la venta telefónica, ya que el vendedor nunca le dirá por propia iniciativa cuáles son las situaciones en las que Ud. no estará protegido. Exija que le detallen todos y cada uno de los motivos por los cuales la aseguradora no le pagará para formarse una idea exacta de lo que le están ofreciendo y muy especialmente cuales son los montos que le van a pagar en caso de robo o hurto (conocidos como bienes de valor limitado).
  • ADVERTENCIA: Muchos vendedores utilizan como estrategia la confusión del cliente, ya que las charlas telefónicas se desarrollan en muy poco tiempo y generalmente cuando Ud. está ocupado en otra cosa, sin poder prestar la debida atención. SI NO SABE BIEN QUÉ ES LO QUE LE ESTÁN OFRECIENDO NO ACEPTE EL SEGURO. Sepa que esto constituye una práctica abusiva que realizan algunas compañías.

    Ud. puede comprar el seguro sin tener el contrato en su poder porque legalmente está permitido. Sin embargo, siempre pregunte si se lo van a enviar a su casa, cuánto tiempo tarda el envío, por qué empresa de correo se envía, cuál es el teléfono de reclamo si no llega a término y toda otra información para estar seguro de que su vivienda está amparada por el seguro del hogar.

    Algunas aseguradoras le ofrecen mandar las primeras hojas de la póliza por fax y otras compañías le brindan la posibilidad de mandar todo el texto de la póliza por correo electrónico. Ud. tiene que saber que, en estos casos, tanto el fax como el correo electrónico no son suficientes, por eso Ud. debe exigir que le manden toda la póliza completa con sus condiciones y cláusulas a su domicilio.

    No obstante, guarde bien el fax y del correo electrónico y tome nota de los siguientes datos: número de póliza, desde cuándo está protegida su vivienda por el seguro del hogar, el precio del seguro y desde cuándo debe pagar las cuotas.

    Si pasó más de un mes desde que Ud. aceptó el seguro y no recibió el contrato (la ‘póliza’) en su domicilio, comuníquese inmediatamente con la aseguradora y reclame la entrega. NO DEJE PASAR EL TIEMPO SIN ESTAR SEGURO DE QUE SU VIVIENDA ESTÁ PROTEGIDA Y SIN TENER LA PÓLIZA.

    Si la aseguradora se niega a entregarle la póliza, lo que constituye una conducta abusiva, le recomendamos que recurra a su abogado o a ADA (Asociación de Defensa del Asegurado consultas@ada.org.ar). Para más información consulte la guía "¿Dónde, cómo, cuándo y qué debo reclamar?".

    En general las compañías de seguros que usan la venta telefónica no le solicitan mucha información sobre las características de su vivienda y las medidas de seguridad. Es por este motivo que Ud. tiene que ser muy claro y sincero al momento de comunicarse con el vendedor. Respóndale con la verdad todo lo que le pregunte.

    Generalmente, las compañías de seguros que eligen la venta telefónica dan la posibilidad de dar de baja el seguro por el mismo medio por el cual lo compró. Ud. podrá dar de baja sus seguros EN CUALQUIER MOMENTO llamando al teléfono de atención al cliente.

    ADVERTENCIA: tenga cuidado con las estrategias que utilizarán los empleados que lo atiendan para lograr que Ud. no dé de baja el seguro (es una práctica que se llama ‘retención’). Si Ud. está convencido de que no lo quiere más, no lo conserve.

    También es probable que le soliciten que envíe una nota con sus datos y firma en donde conste que decide dar de baja el seguro.

    Conserve el número de trámite por el cual se dio de baja el seguro o una copia de la nota presentada para evitar futuros inconvenientes.

    Si Ud. se arrepiente de la compra del seguro y decide darlo de baja antes de que se lo cobren por primera vez, probablemente sí tenga que pagar la primera cuota pero sólo por el tiempo que efectivamente estuvo protegido.

    Si le quieren cobrar por más tiempo del que Ud. estuvo asegurado, sepa que eso es una práctica abusiva y no deben hacerlo.

    En cuanto advierta que le están cobrando cuotas de un seguro que Ud. no aceptó, algo que es claramente ilegal (además de ser una práctica altamente abusiva), llame por teléfono a la tarjeta o al banco donde tiene la cuenta y exija que se las dejen de cobrar inmediatamente. En su defecto, LLAME RÁPIDAMENTE A LA ASEGURADORA (si tiene el número) O A LA EMPRESA MEDIANTE LA CUAL LE LLEGÓ LA INFORMACIÓN DEL SEGURO. Ud. tiene derecho a que se procese la inmediata baja del seguro y a que se le devuelva todo el dinero que le hayan cobrado por seguros que no contrató.

    Si la aseguradora se niega a aclararle las dudas y confirmar inmediatamente la devolución de lo cobrado y la interrupción de cualquier débito, le recomendamos que recurra a su abogado o a ADA (Asociación de Defensa del Asegurado, consultas@ada.org.ar). Para más información consulte la guía "¿Dónde, cómo, cuándo y qué debo reclamar?".

    Esta parte de la guía tiene por finalidad explicarle todos los pasos que tiene que tomar cuando sufre un incendio, robo o cualquiera de las situaciones amparadas en su seguro de del hogar.

    También le vamos a indicar los problemas que se le pueden presentar y cómo resolverlos.

    Si no encuentra la información que busca, por favor envíenos su consulta por correo electrónico ada@ada.org.ar.

    De ocurrir un incendio en su vivienda que afecta la parte edilicia o las cosas que conforman el contenido debe:

  • a)Hacer todo lo posible y necesario, en la medida de sus posibilidades, para evitar o disminuir el daño y llamar inmediatamente a los bomberos.
  • ADVERTENCIA Debe tener en cuenta que tratar de evitar o disminuir el daño que pueda producir el incendio NO LO CONVIERTE A UD. EN UN PROFESIONAL FRENTE A UN INCENDIO. UD. NO ES UN BOMBERO QUE ESTÁ PREPARADO PARA ACTUAR FRENTE A UN INCENDIO.

  • b) Denunciar el incendio a la aseguradora con la cual Ud. contrató el seguro del hogar dentro de los tres días corridos que tomó conocimiento de que ocurrió el incendio.
  • c) Evitar remover las cosas dañadas, modificar la vivienda o limpiar los restos del incendio. La Ley de Seguros en su artículo 77 establece que el asegurado no puede introducir cambio en las cosas dañadas que haga más difícil establecer la causa del daño mismo, salvo que se cumpla para disminuir el daño o en el interés público.
  • d) Si el contrato de seguro que Ud. hizo tiene el amparo de los gastos de hospedaje y su vivienda no es habitable hasta hacer las reparaciones, reclame el pago anticipado de las sumas indicadas en la póliza para poder pagar un hospedaje para Ud. y su familia. Estas sumas no suelen superar los $ 1000. También algunas aseguradoras establecen en los contratos de seguro del hogar el servicio de seguridad y vigilancia de la vivienda, limpieza para recuperarla superficialmente para que Ud. y su familia puedan reingresar a la vivienda, en cuyo caso la aseguradora brindará estos servicios pero limitados hasta una suma que no suele superar los $ 750.
  • e) Si hubiera existido intervención de bomberos, estos le deben dar a su pedido un certificado de actuación, pero Ud. debe saber que es la compañía de seguros la que se debe ocupar de obtener todas las constancias de bomberos.
  • f) Si el seguro que Ud. contrató tiene la protección de reconstrucción, es conveniente que solicite un informe y presupuesto del costo de las reparaciones de las partes afectadas a un arquitecto o maestro mayor de obras. Es importante que Ud. sepa que tiene derecho a no aceptar las sumas que quiera pagarle la aseguradora si resultan inferiores a los costos de reconstrucción o reposición de los bienes dañados por el incendio.
  • g) También es conveniente que efectúe un listado de las cosas que conforman el contenido de su vivienda y sufrieron daños o se destruyeron por el incendio, agréguele los datos del valor de esas cosas dañadas o destruidas. El valor de esas cosas al momento en que ocurrió el incendio es el precio de compra menos la desvalorización por su uso desde la fecha en que lo compró, pero también se puede calcular ese valor considerando el precio de esas cosas en el mercado de las cosas usadas. De ambos valores Ud. tiene derecho a que la aseguradora le pague el mayor valor.
  • Ud. debe tener en cuenta que, en general, todas las cosas que se encuentran dentro de su vivienda las compró antes del incendio y son usadas, por eso su valor es aquel que tienen en el mercado de las cosas usadas o, si no fuera posible obtener tal información, el valor de esas cosas se calcula considerando el precio de compra descontando una suma por cada año de uso de cada una de esas cosas. En general, las aseguradoras estiman que ese descuento es de un diez por ciento anual, pero mucho depende del tipo de cosas de que se trate.

    Por ejemplo, si Ud. compró una mesa de comedor con seis sillas por un valor de $ 7000 en el año 2008 y sufre el incendio que daña y destruye estas cosas en el año 2012 el valor actual de dicha mesa y sillas será de $ 4200 (suma que resulta de descontar a los $ 7000 unos $ 700 por cada uno de los cuatro años que usó estos muebles).

    Todo este cálculo y descuento no se realiza en los casos en que Ud. contrató adicionalmente el amparo de reposición de valor a nuevo. Este amparo adicional no es ofrecido por todas las aseguradores, no es habitual y tiene un costo más elevado.

    Luego de haber sufrido un robo o hurto en su vivienda Ud. debe:

  • a) Denunciar el incendio a la aseguradora con la cual Ud. contrató el seguro del hogar dentro de los tres días corridos que tomó conocimiento de que ocurrió el robo o hurto.
  • b) Efectuar la denuncia policial del hecho y colaborar en la investigación que se haga al efecto.
  • c) Es conveniente que efectúe un listado de las cosas que fueron robadas o hurtadas donde agregue los datos del valor de esas cosas dañadas o destruidas.
  • El valor básico para el cálculo de las sumas que tiene que cobrar por el robo de esas cosas es aquel que éstas tenían al momento en que ocurrió el hecho delictivo. Este valor básico es el precio de compra menos la desvalorización por su uso desde la fecha en que lo compró, pero también se puede calcular ese valor considerando el precio de esas cosas en el mercado de las cosas usadas, donde Ud. puede volver a comprarlas. De ambos valores Ud. tiene derecho a que la aseguradora le pague el mayor valor.

    ADVERTENCIA: Es importante que Ud. sepa que la suma total que le tiene que pagar la aseguradora por las cosas que le fueron robadas no es aquel que resulta de sumar todos los valores básicos, puesto que para el seguro del hogar existen algunos bienes que tienen un valor limitado. Este valor limitado se calcula en base a un porcentaje máximo del 10 al 20% (según el plan de cada aseguradora) del total de la suma asegurada por robo que figura en el frente de su póliza. Pero además, la suma total a pagar por todos estos bienes de valor limitado no supera el 50% de esa suma asegurada que figura en el frente de su póliza.

    El listado de los bienes que tienen estos valores limitados se encuentra en las condiciones de la póliza.

    Si Ud. quiere que alguno de esos bienes esté asegurado por su valor real y no tenga límite alguno en caso de robo o hurto, lo tiene que asegurar en forma individual y así deben aparecer amparados y descriptos uno por uno en un anexo a la póliza. Para este tipo de protección deberá pagar un adicional al precio básico del seguro del hogar.

    Cuando ocurre un hecho amparado por el seguro (que en lenguaje de seguros se conoce con el nombre de "siniestro"), Ud. o cualquier persona de su confianza debe informar ese hecho a la aseguradora dentro de los tres días corridos (se cuentan también los días inhábiles).

    Entre estos los hechos protegidos que no son el incendio o robo, y siempre que el asegurador hubiera aceptado proteger estos hechos indicándolo en forma específica en el frente de la póliza, se encuentran:

  • a) la rotura de cristales o vidrio en posición vertical;
  • b) las lesiones o muerte por accidente suyo, de familiares o convivientes cuyos datos personales están descriptos en la póliza;
  • c) los daños a otras personas no familiares ni convivientes o empleados sufridos dentro de su vivienda o en la vereda (por caída de cosas o mampostería o defectos en la vereda). Este amparo se conoce con el nombre de responsabilidad civil hechos privados;
  • d) el amparo de cajeros automáticos que protegen exclusivamente el robo ocurrido durante o después del uso de sus tarjetas en un cajero bancario automático y hasta un límite que no suele superar los $ 1000;
  • e) el amparo de bolso protegido que protege exclusivamente el robo de un bolso específicamente descripto en la póliza y durante los trayectos habituales indicados en la póliza, con un límite que suele superar los $ 500;
  • f) Si Ud. practica el deporte del golf, también puede solicitar la protección adicional conocida como amparo de jugadores de golf y responsabilidad civil para jugadores de golf, cuyas características son muy especiales y debe solicitar que le sean ampliamente explicadas; y
  • g) muchas aseguradoras también le ofrecen un protección adicional para el caso de accidentes de los trabajadores de casas particulares (anteriormente denominado personal doméstico) por sumas aseguradas habitualmente muy bajas.
  • ADVERTENCIA: Siempre que informe un hecho protegido por el seguro exija a la compañía que le entregue una copia sellada del formulario que completó con los datos del hecho. El sello debe indicar claramente la fecha en la cual Ud. llenó y firmó el formulario de información del hecho (o siniestro).

    El productor asesor de seguros no está legalmente autorizado a recibir denuncias de siniestros.

    Si Ud. le dio la información del hecho al productor asesor de seguros tiene que exigirle que le entregue una copia de la denuncia con el sello de recibido por parte de la aseguradora, para estar seguro de que la denuncia fue entregada a su debido tiempo.

    No. Ud. debe saber que además de la denuncia policial o aún si hubiera habido intervención policial en el momento del hecho debe hacer la denuncia a la aseguradora dentro de los tres días corridos.

    No. Ud. siempre debe informar el hecho dentro de los tres días corridos.

    Si no puede informar el hecho dentro de los tres días corridos por estar de viaje puede mandar la información utilizando el sistema de telefonograma (llame al (54 11) 4315-9220/9226 o al 0810-444-2677), por telegrama postal o carta documento.

    Una llamada telefónica, un fax, un correo electrónico o una carta simple, aún cuando tengan aviso de recepción, no le servirán para probar que realmente envió la información del hecho dentro de los tres días corridos.

    Si no puede informar el hecho dentro de los tres días corridos por existir algún feriado largo o cualquier otra circunstancia que le impide concurrir al domicilio de la aseguradora o a sus sucursales, la información puede mandarla utilizando el sistema de telefonograma (Llame al (54 11) 4315-9220/9226 o al 0810-444-2677), por telegrama postal o carta documento.

    Una llamada telefónica, un fax, un correo electrónico o una carta simple, aún cuando tengan aviso de recepción, no le servirán para probar que realmente envió la información del hecho dentro de los tres días corridos.

    Cuando Ud. llame al servicio de telefonograma (0810 444 2677) le solicitarán:

  • a)Los datos de quien remite el telegrama (su apellido, nombre y domicilio);
  • b) el número de teléfono desde el cual llama para cargar el costo del servicio a ese número;
  • c) el nombre de la compañía a la cual envía el telegrama y su domicilio;
  • d) el texto del telegrama.
  • El texto sugerido del telegrama es:

    Notifico siniestro en póliza [colocar el nro. de póliza], rama del hogar, ocurrido en la vivienda [colocar datos de su vivienda, calle, número, ciudad] el día [colocar fecha del hecho] en el cual [indicar si hubo un incendio, un robo o hurto u otro hecho impacto de vehículos terrestres, etcétera.].

    Luego, al primer día hábil posterior, o superado el inconveniente que le impedía concurrir al domicilio de la aseguradora, debe completar su información en el formulario que le entregue la compañía.

    Cuando Ud. llame al servicio de telefonograma (0810 444 2677) le solicitarán:

  • a)Los datos de quien remite el telegrama (su apellido, nombre y domicilio);
  • b) el número de teléfono desde el cual llama para cargar el costo del servicio a ese número;
  • c) el nombre de la compañía a la cual envía el telegrama y su domicilio;
  • d) el texto del telegrama.
  • El texto sugerido del telegrama es:

    Notifico siniestro en póliza [colocar el nro. de póliza], rama del hogar, ocurrido en la vivienda [colocar datos de su vivienda, calle, número, ciudad] el día [colocar fecha del hecho] en el cual [indicar si hubo un incendio, un robo o hurto u otro hecho impacto de vehículos terrestres, etcétera.].

    Luego, al primer día hábil posterior, o superado el inconveniente que le impedía concurrir al domicilio de la aseguradora, debe completar su información en el formulario que le entregue la compañía.

    La ley estable excepciones para que Ud. pueda justificar una demora para informar el hecho protegido y esto ocurre cuando se puede probar:

  • a) que la tardanza no fue por su culpa y que hizo todo lo posible por informar el hecho;
  • b) que ocurrió algo imprevisto o un acontecimiento extraordinario que le impidió informar el hecho.
  • ADVERTENCIA: Siempre que ocurra un hecho protegido por el seguro Ud. debe informarlo a su compañía, aunque sea con demora de unos días. Si deja de hacerlo o lo hace pasado más de un mes, será muy dificultoso defenderse para que la aseguradora acepte pagar los daños a su vivienda o por las cosas robadas.

    Tanto la Ley de Seguros, en el artículo 47, como las cláusulas del contrato de seguro son terminantes, por eso Ud. pierde todo derecho a cobrar el dinero necesario para reparar los daños de su vivienda o para comprar y reponer las cosas destruidas en un incendio o perdidas en un robo.

    Sin embargo, cuando la aseguradora aplica esta cláusula automáticamente, pude cometer una grave injusticia. Le recomendamos que recurra a su abogado o a ADA (Asociación de Defensa del Asegurado, consultas@ada.org.ar). Para más información consulte la guía "¿Dónde, cómo, cuándo y qué debo reclamar?".

    Cuando su seguro del hogar tiene el amparo adicional de responsabilidad civil hechos privados y ocurre un accidente que causó un daño a otras personas y se demora más de tres días en informarlo, su compañía igualmente tendrá que pagar a estas personas los daños y perjuicios que reclamen y tengan derecho a cobrar.

    Esta disposición está así establecida en la ley, por lo tanto, la aseguradora debe aceptar la información tardía que Ud. presente.

    Sin embargo cuando la aseguradora se niega a recibir información sobre el hecho puede cometer una grave injusticia.

    Le recomendamos que recurra a su abogado o a ADA (Asociación de Defensa del Asegurado, consultas@ada.org.ar). Para más información consulte la guía "¿Dónde, cómo, cuándo y qué debo reclamar?".

    Para informar el hecho protegido por el seguro no existen formalidades especiales, aunque le recomendamos que siempre lo haga de alguna manera en que le quede una constancia de que lo informó y la fecha en que lo hizo.

    Por eso, puede comunicar el hecho por medio de una nota (de la cual Ud. tiene que quedarse con una copia con sello de recepción de la aseguradora donde se indique la fecha en que fue presentada) o por una carta documento, entre otras modalidades.

    Habitualmente la aseguradora le pide que complete un formulario que, en general, se llama "Denuncia de siniestro" con los datos y detalles del hecho amparado por el seguro. Allí le solicitan toda la información que tenga sobre el incendio, el robo o cualquier hecho amparado, y sobre las personas o cosas dañadas en el hecho. Asimismo, también tiene que hacer una descripción y relato de las circunstancias en que ocurrieron estos hechos.

    Si Ud. no tuvo noticias de que alguna persona haya sufrido daños en su vivienda (o en la vereda por caída de objetos), pero igualmente recibe en su domicilio una notificación judicial donde se informa que le iniciaron una demanda para obligarlo a pagar una suma por los daños y perjuicios que otras personas dicen que han sufrido en su vivienda, debe informar inmediatamente (en el menor tiempo posible) a su compañía y entregarle un copia de todos los papeles que recibió junto con la notificación judicial.

    Ud. deberá responder con la verdad todo lo que se le pregunte en este formulario.

    Luego de informar la ocurrencia de un hecho amparado por el seguro puede suceder que la compañía le pida información adicional y documentos. La aseguradora también puede solicitar que le permita realizar investigaciones o verificar su vivienda.

    Ud. está obligado a dar toda la información y a entregar todos los documentos que estén en su poder y le pida la aseguradora, pero Ud. no está obligado a contratar un gestor o un investigador para obtener información que le pida la compañía y que Ud. no tiene en su poder.

    Cuando Ud. dio toda la información y se realizaron investigaciones, la compañía tampoco puede volver a pedir más información y documentos o exigirle que le permita realizar nuevas o más investigaciones que pudo solicitar o realizar desde el momento en que se le hizo saber la ocurrencia del siniestro

    La aseguradora puede pedirle que entregue toda la información QUE UD. TENGA sobre el incendio, la actuación de los bomberos o de la policía en caso de robo del hogar, la documentación que le mandaron las personas que dicen haber sufrido daños dentro de su vivienda o en la vereda o los informes médicos en caso de un accidente sufrido dentro de la vivienda por Ud., su familia o convivientes (que estén descriptos en la póliza) y toda la documentación relacionada con el hecho amparado y QUE UD. TENGA EN SU PODER.

    Es importante remarcar que Ud. no está obligado a buscar información o documentos que no tenga en su poder. Repetimos: sólo tiene la obligación de dar la información que Ud. tiene y los documentos que están en su poder. No tiene obligación de realizar investigaciones para la compañía de seguros, ni de buscar documentos en juzgados, hospitales, oficinas, etc. La aseguradora está facultada por la ley para hacer estas investigaciones por sus medios.

    Algunas aseguradoras piden documentación referida, por ejemplo, a causas penales, una información que Ud. no tiene en su poder. Ud. debe saber que esto constituye una conducta abusiva.

    Para pedirle más información o documentos, la aseguradora sólo tiene treinta días corridos contados desde que Ud. le informó el hecho amparado por el seguro.

    Solamente si esa denuncia (o la copia de la denuncia) está en su poder.

    ADVERTENCIA: No es lo mismo que la compañía le pida una copia del formulario de la denuncia policial que Ud. realizó y que la autoridad le entregó, a que le soliciten copia de cualquier documento o declaración que estuviera en un expediente policial o judicial iniciado con motivo del hecho en que Ud. participó.

    La ley le da a la aseguradora el derecho de revisar las constancias del expediente policial o judicial iniciado a causa del hecho.

    Algunas aseguradoras, sin embargo, solicitan copia del expediente penal cuando Ud. informa el hecho y reclama el pago del seguro, o cuando debe pagarle a las personas que resultaron perjudicadas en el accidente. Entendemos que esta conducta de la aseguradora constituye una conducta abusiva.

    Si la aseguradora le pide información o documentación que Ud. no tiene en su poder, el pedido es inválido y por tal motivo, después de treinta días corridos, la aseguradora quedará obligada a entregarle el dinero para reparar su vivienda o las cosas dañadas en su domicilio, o reponer las destruidas o robadas o pagar las sumas para reponer los cristales y vidrios rotos o dañados, o el dinero indicado en la póliza por los daños personales causados en un accidente dentro de su vivienda por Ud., sus familiares o convivientes detallados en la póliza.

    Si la aseguradora nombra un liquidador o le solicita datos o información exclusivamente con el interés de calcular cuánto le tiene que pagar para arreglar los daños que experimentó en su vivienda, o la suma que debe entregarle para que Ud. pueda comprar y reponer las destruidas o robadas entonces significa que la aseguradora reconoció el derecho de Ud. a cobrar y ya no podrá rechazar pagarle lo debido.

    Transcurridos esos treinta días, o cuando la aseguradora determinó cuánto le tiene que pagar, el pago debe realizarse dentro de los quince días corridos siguientes.

    Si el seguro combinado familia que Ud. contrató tiene el amparo adicional de los accidentes personales que puedan sufrir Ud., sus familiares o convivientes (cuyos nombres deben figurar en la póliza) y luego de denunciar que ocurrió un accidente a alguna de esas personas (que no fuera su muerte) y la aseguradora lo cita a Ud. o al familiar o conviviente que sufrió un accidente para efectuar un control y evaluación de las lesiones sufridas, Ud. o estas personas tienen que concurrir al control médico, pero la aseguradora debe acepar que en dicha verificación esté presente un médico de su confianza y designado por Ud.

    Si Ud., a propósito, para intentar cobrar lo que no le corresponde, presenta pruebas falsas o no presenta la información que tiene en su poder y es solicitada por la aseguradora, pierde el derecho a cobrar el seguro.

    Pasados treinta días desde que Ud. informó el hecho o desde que entregó la documentación o la información que estaba en su poder y le reclamó la aseguradora, ésta tiene un plazo de quince días corridos para entregarle el dinero.

    Muchas veces la aseguradora, en lugar de entregarle el dinero a Ud. para reponer cristales o vidrios, le indica cuál es el comerciante vidriero con el cual tiene un acuerdo previo para reponer las piezas vítreas. En ese caso, en lugar del dinero, el asegurador se compromete a realizar tales trabajos. Pero en ningún caso (pago de dinero, o reposición de piezas vítreas) deben pasar más de 15 días.

    Algunas aseguradoras proponen fechas de pago posteriores a los quince días que dice la Ley o le informan a Ud. una fecha posterior y le proponen un pago en cuotas, o el proveedor vidriero se demora más de ese término en realizar las reposiciones, pero todas estas son conductas abusivas.

    Cuando su seguro del hogar tiene el amparo adicional de responsabilidad civil hechos privados ante cualquier notificación y citación que le llegue de una comisaría, fiscalía o unidad fiscal de investigación (UFI), Ud. debe informar inmediatamente a la aseguradora esta citación.

    Como en todos los casos, Ud. debe exigir que la compañía le entregue una copia sellada donde se indique la fecha en la cual se efectuó la notificación.

    En general, la mayoría de las compañías no le va asignar un abogado para que lo defienda en el proceso de investigación penal, y tampoco pagará los honorarios del profesional que Ud. entienda conveniente contratar para defenderlo.

    No obstante, algunas aseguradoras proveen tal defensa desde las primeras actuaciones en comisaría.

    Verifique en las condiciones del contrato (la ‘póliza’) si su aseguradora le da esta protección o pregunte a su propia aseguradora o productor asesor de seguros.

    Cuando su seguro del hogar tiene el amparo adicional de responsabilidad civil hechos privados y recibe una citación a una audiencia de mediación penal, Ud. debe inmediatamente informar esta citación a la aseguradora, a la vez que exigir una copia sellada donde se indique la fecha en que fue recibida.

    Además, Ud. tiene derecho a solicitar que la compañía designe un abogado para que concurra con Ud. a esa audiencia de mediación penal.

    Si la aseguradora no quiere designar un abogado para asistirlo profesionalmente, Ud. puede contratar su propio abogado para que lo defienda. Luego este abogado se ocupará de cobrar sus honorarios a la aseguradora. Además, entendemos que si la aseguradora lo obliga a contratar su propio abogado para la mediación penal se trata de una conducta abusiva.

    Cuando su seguro del hogar tiene el amparo adicional de responsabilidad civil hechos privados y Ud. recibe una notificación (denominada "cédula") de un juicio que iniciaron en su contra reclamando (demandando) el pago de daños y perjuicios con motivo de un accidente ocurrido en su vivienda o la vereda, debe poner tal situación en conocimiento de su aseguradora a la mayor brevedad, en lo posible al día siguiente de haber recibido la cédula judicial en la que se le notifica la demanda.

    Recuerde que Ud. debe y tiene derecho a exigir copia de recibo de toda la documentación que le entregue a la aseguradora.

    Ud. también puede manifestar en esa oportunidad si acepta que su defensa judicial esté a cargo de los abogados que designe la aseguradora o si Ud. va a ejercer su derecho de defenderse con sus propios abogados de confianza.

    Cuando su seguro del hogar tiene el amparo adicional de responsabilidad civil hechos privados y ocurre un accidente que causa perjuicios personales a quienes no son familiares ni convivientes y Ud. informó dicho hecho a la aseguradora pero, cuando ya pasó un año, recibe un reclamo judicial que le hacen las personas que dicen haber sufrido daños y perjuicios, Ud. debe saber que estas personas tienen dos años desde que ocurrió el hecho para realizar su reclamo judicial.

    Ud. debe informar inmediatamente a la aseguradora con la cual contrató el seguro y lo protegía a la fecha en que ocurrió el accidente, sin importar si esa ya no es más su aseguradora cuando recibe la notificación del juicio que le hacen las personas damnificadas.

    El tiempo que Ud. tiene para reclamar el pago del dinero para reparar su vivienda o que le den el dinero para reparar o comprar los bienes dañados en un incendio o robados es de un año desde que informó el hecho y aportó la información y documentación que Ud. tenía en su poder y le había solicitado la aseguradora. Sin embargo, el tiempo que tienen aquellas personas que se dicen damnificadas en un accidente ocurrido en su vivienda o la vereda es de dos años. Por eso, es importante que no confunda estas dos situaciones, que son distintas.

    Ante cualquier duda le recomendamos que recurra a su abogado o a ADA (Asociación de Defensa del Asegurado, consultas@ada.org.ar). Para más información consulte la guía "¿Dónde, cómo, cuándo y qué debo reclamar?".

    Cuando su seguro del hogar tiene el amparo adicional de responsabilidad civil hechos privados y luego de informar a su aseguradora que recibió un reclamo de las personas que dicen haber sufrido un daño por un accidente ocurrido en la vivienda asegurada o en la vereda, ADA (Asociación de Defensa del Asegurado) entiende que no. Ud. no tiene obligación, ni existe ley o condición contractual válida que le impida ejercer su legítimo derecho a designar su propio abogado para contestar la demanda y defenderse.

    También entendemos que los honorarios del abogado que Ud. designe deben ser pagados por la aseguradora.

    Por tal motivo, es nuestra opinión que las cláusulas del contrato que imponen que Ud. debe otorgar poder a los abogados que designa la aseguradora son abusivas.

    Cuando su seguro del hogar tiene el amparo adicional de responsabilidad civil hechos privados y Ud. recibe un reclamo o notificación judicial y cuando la lleva a la aseguradora, ésta no quiere recibirle la notificación de la demanda iniciada en contra suyo, le recomendamos que recurra a su abogado o a ADA (Asociación de Defensa del Asegurado, consultas@ada.org.ar). Para más información consulte la guía "¿Dónde, cómo, cuándo y qué debo reclamar?".

    Desde que Ud. informó el hecho a su compañía o desde que entregó la documentación o información que estaba en su poder, ésta tiene treinta días para informarle que no lo protegerá frente a los reclamos que le hagan esas otras personas.

    En estos casos, muchas aseguradoras suelen mandar una notificación diciendo que hasta no contar con determinada información o documento suspenden el plazo de treinta días para decirle si efectivamente el seguro lo va a proteger o no (aún cuando resulte información que no le pidieron a Ud. o cuando habiéndoselo pedido la compañía sabe que no está en su poder).

    Esta conducta es contraria a la ley y abusiva.

    Normalmente Ud. cobrará en las oficinas de la aseguradora, aunque algunas también le permiten elegir otro lugar de pago. Consulte esto con su aseguradora.

    Cuando su seguro del hogar tiene el amparo adicional de responsabilidad civil hechos privados y existe un reclamo de aquellas personas que sufrieron un daño personal (o a los bienes de ellas), su compañía se ocupará de pagarles directamente las sumas que reclaman, siempre en los límites de lo que les corresponde según la ley civil y lo que habitualmente reconocen los jueces en sus sentencias (lo que se denomina jurisprudencia).

    Le recomendamos que las comunicaciones con la aseguradora se realicen siempre de alguna forma en que puedan probarse posteriormente, es decir: por carta documento, telegrama, telefonograma o carta con copia sellada por la aseguradora, indicando la fecha del recibo.

    Esta parte de la guía tiene por finalidad informarle a Ud., que contrató un seguro de del hogar, qué puede hacer cuando la aseguradora no le paga o se niega a protegerlo ante una serie de situaciones, cuando ocurre el robo de su vivienda, cuando Ud., sus familiares o convivientes que figuran con su nombre en la póliza sufren daños por causa de un accidente, o cuando Ud. recibe un reclamo que le hacen otras personas a causa de un accidente, por el cual dicen que Ud. es culpable y que las perjudicó al provocarles daños en ese hecho.

    También le diremos si esos motivos son válidos o no y cuáles son sus derechos.

    Para eso, en esta parte de la guía entendimos conveniente reproducir algunas de las principales consultas que hemos recibido y las respuestas dadas. Sin embargo, si no encuentra la información que busca, por favor envíenos su consulta por correo electrónico ada@ada.org.ar.

    La aseguradora tiene un plazo de treinta días corridos, contados desde que fue informada del hecho de robo, el accidente o el incendio de su vivienda y recibió la información o documentación adicional que le pidió y que Ud. tenía en su poder.

    Recuerde: Ud. no está obligado a conseguirle a la aseguradora información o documentación que no tenga en su poder.

    Si Ud. recibe una notificación del reclamo judicial (demanda) que le hacen las personas que dicen que Ud. es culpable de los daños y perjuicios que sufrieron en un accidente en su vivienda o la vereda, la aseguradora tiene cinco días corridos desde que Ud. le dio copia de todos los documentos que Ud. recibió, para aceptar o rechazar defenderlo y protegerlo contra ese reclamo judicial que le hacen.

    Si la aseguradora no le paga dentro de los quince días, o el vidriero no le repones las piezas vítreas dañadas o destruidas o no paga directamente al afectado las sumas de dinero especificadas en la póliza para el caso de un accidente personal de Ud., de sus familiares o convivientes, o no le da el dinero necesario para comprar las cosas destruidas en el incendio o robadas, ni le pide información o documentación adicional (o le pide información o documentación que Ud. no tiene) se considera que aceptó su pedido y está obligada a pagarle.

    El único caso en el cual la aseguradora tiene derecho a no contestar y a no pagar es cuando no existe ningún seguro.

    Estos casos de excepción son sólo aquellos en los que realmente el reclamo no se corresponde con ninguna protección brindada por la aseguradora (por ejemplo, Ud. tiene un seguro de automotores y reclamo el pago por un hecho que consideró amparado por un seguro del hogar).

    Si la aseguradora no paga dentro de los quince días de reconocido su derecho, entonces esta tardanza en pagar (que legalmente se denomina "mora") es una conducta abusiva y castigada por la ley civil común y deberán adicionarse los intereses (calculado por la tasa de interés que cobran los Bancos Oficiales denominada tasa activa) por todo el tiempo de la demora, pero, además, si se demuestra que estas tardanzas de la aseguradora son habituales y respecto de todos los asegurados que reclaman el pago por un hecho amparado por el seguro y con ello la aseguradora obtiene "ganancias" espurias e ilegales, la ley 26361 de Defensa de los Consumidores le permite solicitar que se obligue a la aseguradora a pagarle una indemnización adicional (que se la ley denomina daño punitivo y multa civil).

    Si la aseguradora no le paga, le recomendamos que recurra a su abogado o a ADA (Asociación de Defensa del Asegurado, consultas@ada.org.ar). Para más información, consulte la guía "¿Dónde, cómo, cuándo y qué debo reclamar?".

    Por supuesto. Cuando la aseguradora se niega a pagarle o protegerlo contra el reclamo judicial que le hacen, debe explicarle claramente los motivos del rechazo y los hechos y circunstancias por los cuales, conforme lo que dice la ley o el contrato (‘póliza’), no estaría obligada a pagarle o protegerlo.

    Algunas aseguradoras rechazan el pago sin explicar claramente los motivos, o sólo lo hacen mencionando artículos y leyes, lo que además de no constituir un rechazo legalmente efectuado, es una conducta abusiva.

    Ud. tiene que informar el hecho protegido por el seguro dentro de los tres días corridos que siguen al hecho, o en el plazo mayor que indique su contrato de seguro (o ‘póliza’).

    También tiene que informar dentro de los tres días corridos cuando recibe una notificación judicial en la cual le reclaman el pago de daños y perjuicios por un hecho que Ud. desconocía.

    La ley estable excepciones para que Ud. pueda justificar una demora en informar el hecho amparado, y esto ocurre cuando se puede probar:

  • a) que la tardanza no fue por su culpa y que hizo todo lo posible por informar el hecho;
  • b) que ocurrió algo imprevisto o un acontecimiento extraordinario que le impidió informar el hecho.
  • Tanto la Ley de Seguros, en el artículo 47, como las cláusulas del contrato de seguro son terminantes y Ud. pierde todo derecho a cobrar el dinero por un hecho amparado en el contrato de seguro del hogar. La finalidad de la comunicación de estos hechos de manera tan rápida e inmediata es permitir a la aseguradora investigar rápidamente el hecho y, en igual sentido, si corresponde pagar al asegurado.

    Sin embargo, cuando la aseguradora aplica esta disposición legal automáticamente puede cometer una grave injusticia. Le recomendamos que recurra a su abogado o a ADA (Asociación de Defensa del Asegurado, consultas@ada.org.ar). Para más información consulte la guía "¿Dónde, cómo, cuándo y qué debo reclamar?".

    En el caso que ocurriera un accidente en su vivienda o la vereda que causa daños a otras personas, aunque Ud. demore más de tres días en informarlo, su compañía tendrá que pagar a estas personas los daños y perjuicios que le reclamen y tengan derecho a cobrar.

    Esta disposición está así establecida en la ley, y por eso la aseguradora debe aceptar la información que Ud. presente aunque sea tardíamente.

    Sin embargo, cuando la aseguradora se niega a recibir su información sobre el hecho puede cometer una grave injusticia. Por eso, le recomendamos que recurra a su abogado o a ADA (Asociación de Defensa del Asegurado, consultas@ada.org.ar). Para más información consulte la guía "¿Dónde, cómo, cuándo y qué debo reclamar?".

    En principio, cuando la aseguradora no paga lo debido por un hecho amparado por el seguro del hogar, Ud. deberá reclamar judicialmente ese pago que la aseguradora no efectuó a tiempo. Según establece la Ley de Seguros en el artículo 58, ese reclamo judicial suyo debe hacerlo dentro del plazo de un año contado a partir de la fecha en que debía pagarle.

    Si se cumple el plazo de un año sin que Ud. haya reclamado judicialmente el pago, es muy probable que la aseguradora no le pague. Este derecho de la aseguradora a no pagarle porque transcurrió ese tiempo de un año se llama prescripción.

    Entendemos que, en tal caso, por aplicación de la Ley de Defensa del Consumidor, puede interpretarse que el plazo que Ud. tiene para reclamar es de tres años desde que Ud. sabe que tiene el seguro para cobrar.

    Esta extensión del plazo a tres años, al igual que el cómputo del plazo para reclamar desde la toma de conocimiento del seguro, suelen no ser considerados por las aseguradoras, pero en ese caso el rechazo resulta inválido.

    Por ello, si le niegan el pago por este motivo, que no es válido, le recomendamos que recurra a su abogado o a ADA (Asociación de Defensa del Asegurado, consultas@ada.org.ar). Para más información consulte la guía "¿Dónde, cómo, cuándo y qué debo reclamar?".

    Sí, hay algunos motivos legales y válidos por los que puede hacerlo, denominados "exclusiones de cobertura", y que Ud. podrá leer en las condiciones de la póliza de su seguro.

    Algunas aseguradoras no pagan, además, por otros motivos que en realidad no son válidos porque están basados en interpretaciones forzadas y abusivas, por redacciones de cláusulas abusivas o por conductas abusivas con las que sistemáticamente pretenden dejar de pagar lo que deben.

    En las respuestas a las consultas de esta parte de la guía le indicamos los casos frecuentes de cláusulas y conductas abusivas por las cuales las aseguradoras no pagan el seguro.

    Si Ud. es víctima de alguna de estas cláusulas o conductas abusivas le recomendamos que recurra a su abogado o a ADA (Asociación de Defensa del Asegurado, consultas@ada.org.ar). Para más información consulte la guía "¿Dónde, cómo, cuándo y qué debo reclamar?".

    Una vez que Ud. decidió que los abogados de la aseguradora sean los que van a defenderlo en el juicio que le iniciaron aquellas personas que dicen haber sufrido daños y perjuicios por un hecho ocurrido en su vivienda o la vereda, Ud. tiene derechos y deberes:

  • a) Lo primero y más importante que Ud. debe hacer es no desinteresarse por el juicio, pues tiene el derecho y es conveniente que lo controle.
  • b) Como los juicios llevan mucho tiempo, también tiene derecho, y es conveniente, que Ud. se mantenga informado sobre cómo está económicamente la aseguradora y si va a poder pagar lo que diga el juez en ese juicio. Si Ud. tiene dudas o considera que no entiende los datos económicos de la aseguradora, consulte a su productor asesor de seguros o contador de confianza, o recurra ADA (Asociación de Defensa del Asegurado, consultas@ada.org.ar).
  • c) Ud. debe pedir a la aseguradora que le de los teléfonos y domicilios de esos abogados, a fin de poder comunicarse con ellos cada vez que Ud. lo entienda necesario para que le informen cómo va el juicio.
  • Es importante que Ud. sepa que el reclamo que hacen estas personas está dirigido contra Ud. porque lo encuentran culpable de los daños y perjuicios que sufrieron. Ellos quieren que el juez ordene que Ud. les pague lo que reclaman.

    La aseguradora también va a estar en el juicio porque Ud. está asegurado, y la aseguradora es la que tiene que pagar lo que el juez diga.

    ADVERTENCIA: En la mayoría de los contratos de seguro del hogar que ofrecen las aseguradoras, la protección adicional de responsabilidad civil hechos privados suele tener una suma máxima asegurada muy baja, en algunos casos es de $ 10000 y muy excepcionalmente llega a los $ 100000. Por tal motivo, si el reclamo que le hacen esas personas es por una suma superior a la que establece su contrato y que está indicado en la póliza, cuando el juez determine el monto a pagar es muy posible que la suma que pague su aseguradora no sea suficiente y el resto lo deberá pagar Ud.

    Ud. puede pedir a los abogados que nombró la aseguradora para defenderlo que le expliquen claramente y por escrito toda duda y pregunta sobre el juicio que Ud. entienda conveniente saber y también que le informen cómo va el juicio.

    También puede pedirle a un abogado de su confianza que vaya a ver el juicio y le informe todo lo que Ud. quiera saber. Para poder hacer esto, Ud. debe avisarles previamente a los abogados que nombró la aseguradora que decidió hacerse aconsejar por un abogado de su confianza

    Su abogado de confianza sabrá asesorarlo y conoce qué es lo más importante a controlar en el juicio.

    De cualquier manera, Ud. debe estar informado sobre la posibilidad efectiva que tiene la aseguradora de pagar lo que el juez diga que les corresponde cobrar a las personas que le hacen el reclamo. Ud. tiene derecho a saber si esas personas no han pedido que el juez anotara en el Registro de la Propiedad Inmueble que Ud. debe ese dinero reclamado.

    También tiene derecho a saber si el juez ordenó que a través del Banco Central de la República Argentina se disponga tomar dinero de sus cuentas de ahorro, cuentas corrientes o plazos fijos para pagar lo que reclaman esas personas en el juicio.

    Cuando Ud. toma conocimiento de que el juez ya resolvió el reclamo que le hacen esas personas y ordena que se les pague una suma de dinero pero su aseguradora no paga, Ud. tiene derecho y debe consultar a su abogado de confianza, quien sabrá asesorarlo y le indicará, entre otras cosas:

  • a) Mandar una carta documento a los abogados que la aseguradora le puso para que lo defiendan, diciéndoles que dejan de ser sus abogados.
  • b) Mandar una carta documento a su aseguradora y al "Servicio de Atención al Asegurado".
  • c) Realizar una denuncia al "Departamento de Orientación y Asistencia al Asegurado" que depende de la Superintendencia de Seguros de la Nación.
  • d) Iniciar todas las acciones necesarias para obligar a su aseguradora a pagar el total del dinero que el juez ordenó que pague.
  • Es común que los contratos de seguro digan que los juicios contra las aseguradoras deban ser iniciados en los tribunales del lugar donde estas se encuentran domiciliadas.

    Actualmente, por la Ley de Defensa del Consumidor, Ud. puede elegir iniciar el juicio en los tribunales donde Ud. vive o en los del domicilio de la aseguradora, eso queda a su elección.

    Muchas aseguradoras se pueden oponer a esto, lo que para ADA (Asociación de Defensa del Asegurado) constituye una conducta abusiva.

    Preguntanos!